Uno de los pilares fundamentales de PORDAMSA es el compromiso con el trabajo humano y el respeto por los procesos tradicionales. Más de cuarenta manos crean, moldean, y dan vida a las piezas PORDAMSA, utilizando en todo momento materiales que no contengan componentes sintéticos ni creen un impacto negativo en el medio ambiente. Por ello, todos y cada uno de los productos son fabricados a partir de materias primas de origen 100% natural.

La porcelana es un material cerámico compacto, translúcido y con alto nivel de resistencia y densidad, compuesto por caolín, feldespato y cuarzo. Su composición pasa por criterios de selección cualitativa muy exigentes con respecto a la constancia de las características técnicas y la ausencia de contaminantes, creando de esta manera un material puro que cumple con el principio de sostenibilidad por el que tanto trabajamos.

Este material es elaborado a partir de un proceso minucioso con el fin de obtener un resultado sublime. El primer paso es la creación del diseño del modelo, el cual es realizado a escala ‘medida en crudo’, es decir, un 12% mayor que el tamaño real. Lo siguiente es diluir el caolín, el cuarzo y el feldespato en agua, triturarlo, mezclarlo, tamizarlo y filtrarlo para obtener una masa fina, homogénea y libre de impurezas. Seguidamente, se llena el molde con esta pasta y se deja secar entre 12 y 24 horas en función del grosor que se quiera conseguir.

Una vez hecho esto, se pule cada pieza de vajilla manualmente para su perfecto acabado y se realiza la primera cocción a 800º, la cual endurecerá las piezas, las deshidratará, y las volverá porosas para que el esmalte se pueda fijar en su superficie. A continuación, se esmaltan las vajillas mediante un baño de esmalte brillante o mate y se realiza la segunda cocción a 1400º para obtener la medida definitiva de la pieza. Finalmente, se efectúa un control de calidad y repaso final para garantizar el mejor resultado y regalar una experiencia única a nuestros clientes.